Congreso del Futuro
UES DEMANDAN MAYOR PARTICIPACIÓN EN MINISTERIO DE CyT

UES DEMANDAN MAYOR PARTICIPACIÓN EN MINISTERIO DE CyT

Hasta la Comisión Desafíos del Futuro, presidida por el Senador Guido Girardi e  integrada por los legisladores Francisco Chahuán, Alfonso De Urresti y Juan Antonio Coloma, llegaron representantes de diversas universidades  para dar a conocer su  visión sobre el proyecto que crea el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Si bien las autoridades académicas manifestaron su satisfacción por la creación de esta institucionalidad indicaron que esta normativa debiera perfeccionarse en áreas como: la participación de las universidades, una mayor descentralización del organismo estatal en regiones y la definición de cómo se financiará dicho organismo.  

Juan Manuel Zolezzi, rector de la Universidad del Santiago de Chile (USACH) , manifestó que el proyecto que crea el Ministerio de Ciencia y Tecnología presentado por el Ejecutivo “resulta una noticia oportuna y esperanzadora ya que abre la posibilidad de discutir sobre estrategias  y políticas destinadas  a alcanzar una fase superior de organización del sistema científico y tecnológico, el cual debería superar la actual atomización de fondos, programas y consejos que en distintos ministerios y servicios parecieran no lograr la coordinación”.

Para Zolezzi la actual estructura con la que cuenta el país -en materia de CyT-  ha permitido, de acuerdo a las cifras contenidas en el proyecto de Ley,  ubicar a Chile entre los 30 países con mayor número de citas por artículo (1996-2015) a nivel mundial y en los primeros lugares del continente, lo cual se ha alcanzado con la actual estructura. “La normativa presentada por el Ejecutivo no hace una propuesta significativa a lo existente en esta materia, ya que no crea ni elimina servicios, lo que hace es un reordenamiento a lo existente, por ejemplo: cambia de nombre no de funciones e incluso es conservadora a estos cambios dejando fuera a actores claves de la  cadena de valor que implica la ciencia y tecnología tal como lo son la innovación y  la educación superior”, agregó.

De la misma forma, el rector de la USACH indicó que entre las materias faltantes se encuentra el financiamiento y un responsable único de la formulación de las políticas en materia de CyT.

Por otro lado, el rector de la Universidad Alberto Hurtado, Padre Eduardo Silva,  señaló que la creación del ministerio no será la solución a los problemas de este campo. “La mayor insuficiencia del proyecto es el lugar que ocupan las universidades”, indicó.  

“La mayor parte de la creación de conocimiento y del aporte de la innovación tecnológica se realiza en unas pocas universidades. A pesar de esta evidencia, el proyecto del Ejecutivo no lo menciona tomando en consideración que las universidades no sólo aportan con investigación sino con otras cosas que realizan, entre ellas, contar con docentes claves para el desarrollo de estas áreas”, argumentó Silva.

Otro de los expositores de la sesión fue Diego Durán, rector de la Universidad Católica del Maule. La autoridad indicó que uno de los puntos importantes en la normativa es que “llama la atención la ausencia del Minsal por lo que se cree necesario incorporarlo  y así asegurar que todas las áreas,  incluso los ministerios sensibles, puedan estar presentes de la discusión, generación de políticas o estrategias”.

La autoridad de la Universidad Católica del Maule manifestó que otro aspecto aún difuso en la normativa es el que hace referencia a las Seremías ya que,  por una parte,  se habla de integración territorial y por otra, establece límites. “Aún cuando existe referencia al aporte que hacen las universidades al desarrollo de la CyT no queda claro el rol de la propuesta que a ésta le corresponderá jugar en este ministerio. No hay duda en reconocer que es en las universidades donde se desarrolla la CyT, sin embargo, no se puede reconocer este aporte ya que en la normativa no se define expresamente el vínculo de este ministerio con ellas”.

Representando a la Universidad Católica de la Santísima Concepción, Christian Schmitz su rector, señaló que entre los aspectos por mejorar  se encuentran “el asegurar una coordinación funcional suficiente, armónica, fluida y permanente, entre investigación básica y aplicada o mejor dicho científica e investigación tecnológica. Se hace necesario asegurar esta misma coordinación y articulación entre el sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación y los actores que quedaron fuera del proyecto de ley tales como el Ministerio de Economía, Agricultura y otras entidades que inciden en la innovación”.

Schmitz  agregó que se “requiere construir un modelo más amplio que integre el sistema de CyT con otros órganos íconos de esta materia, ello con el fin de transferir conocimiento. De la misma forma,  se hace necesario asegurar la asignación efectiva y real de los recursos para aumentar el gasto o inversión de la ciencia y desarrollo con el fin de  llevarla a un nivel promedio de la OCDE. Por lo mismo, sería conveniente reforzar y asegurar la independencia efectiva del Consejo nacional de ciencia tecnología e innovación  y por ello, recomendamos que se defina como un consejo autónomo”, añadió.

El rector de la Universidad Andrés Bello, José Rodríguez, coincidió con parte importante de lo señalado argumentando que “sin duda esta normativa robustecerá la institucionalidad de nuestro sistema y es por esa razón que debe ir a la par de un incremento de recursos. Por otro lado, la propuesta de formar una agencia es positiva, sin embargo, debería tener una clara dependencia del ministerio que se quiere crear”.  

Rodríguez indicó que si bien “esta propuesta señala que se velará por el desarrollo y promoción del área espacial -aprovechando las condiciones naturales que tiene el país- extraña que no se mencione el área de la energía solar considerando que Chile tiene una gran potencia en esta materia, tan como lo menciona la Academia de Ingeniería de Estados Unidos,  la que declara que uno de los desarrollos estratégicos de la humanidad es el aprovechamiento de la energía solar y nuestro país tiene posición privilegiada en ese ámbito”.

El rector de la Pontificia Universidad Católica de Chile,  Guillermo Marshall, agregó que se hace necesaria la participación de las universidades en este debate ya que son las que desarrollan mayoritariamente el conocimiento de CyT en Chile.

La autoridad universitaria agregó  que “en relación a su estructura llama la atención esté constituida por una Subsecretaria y una Agencia para lo cual se sugiere pensar en dos Subsecretarías,  una de formación de capital humano avanzado y otra de investigación ya que  este proyecto debería tener representación en todas las regiones del país”

El Vicerrector de la Universidad de Chile, Flavio Salazar, indicó que “falta pensar como capturar más recursos del Estado y dar un salto cualitativo y financiar no sólo los programas  (de investigación) existentes sino generar otros que den cuenta de la regionalización, desafíos país y globales que se pueden abordar con la colaboración multi-institucional”.

Para Mario Ramos, representante de la Universidad del Bío-Bío, el alcance del proyecto en materia de innovación está débilmente abordado ya que se deja en el aire  su vinculación con el Ministerio de Economía y Corfo.

Asimismo, coincide con la visión del Vicerrector de Investigación y Posgrado de la Universidad Santo Tomás, Exequiel González sobre la presencia regional quien señaló que “la presencia regional a través de las seremías preocupa, especialmente porque -en materia de innovación-  la UST se la ha jugado creando Centros de Innovación Aplicada y por ello,  se hace importante la presencia en aquellos lugares fuera de Santiago”

CONTINÚA RONDA DE AUDIENCIAS

La Comisión Desafíos del Futuro del Senado continuará la ronda de audiencias con el fin de escuchar a todos los entes involucrados directa o indirectamente en la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología, normativa que se encuentra en primer trámite constitucional.

Para este lunes 3 de abril está previsto que -a partir de las 16:30 horas-  la instancia legislativa reciba a representantes gremiales del sector privado- quienes expondrán sus apreciaciones sobre este proyecto de ley -que fue ingresado en enero al Congreso Nacional- y que se espera sea Ley de la República antes de que concluya el mandato del actual Gobierno.