Congreso del Futuro
LA FLOR QUE ILUMINA LA CORDILLERA

LA FLOR QUE ILUMINA LA CORDILLERA

Siamak Hariri, arquitecto a cargo de la construcción del Templo Bahá’í, ubicado en la comuna de Peñalolén, estuvo de visita en el pasado Congreso Futuro y compartió con los chilenos la experiencia de desarrollar una estructura que tiene un factor especial, la luz.

Enclavada en la precordillera -que alberga a la comuna de Peñalolén- se encuentra el Templo Bahá’í, un edificio de 1.200 metros cuadrados, 30 metros de altura, con capacidad para 600 personas sentadas, en cuya cima se encuentra un tubo anular desde el cuál se desprenden nueve alas soportadas por 18 columnas curvadas.

No es una construcción cualquiera, este es el octavo centro de adoración de la Fe Bahá’í en el mundo y el único a nivel Sudamericano. Un lugar accesible de forma gratuita a toda la comunidad ya que los bahá’ís creen en Dios, en uno solo como católicos, judíos o musulmanes. Para ellos, la misma deidad cruza todas las religiones y la diferencia está en la forma en que los hombres se aproximan a ella.

Imagen foto_00000010TEMPLO ILUMINADO

Si bien la religión Bahá'i nació hace más de 150 años -en Irán- se hizo necesario esperar hasta octubre de 2016 para que después de 14 años tuviera un lugar de adoración como el domo ubicado en la precordillera santiaguina.

Diseñada por el arquitecto Siamak Hariri, el Bahá'i es un cuerpo de luz, un edificio con forma de flor compuesto de 9 pétalos, constituido por una estructura metálica recubierta -en su exterior- por  vidrio fundido “custom design” y -en su interior- por mármol portugués blanco traslúcido. La luz del día penetra directamente por las ventanas en la unión de los 9 pétalos y de forma difusa por la doble piel de vidrio fundido.

Por ello, uno de los principales objetivos –a juicio de Hariri-  fue convertir el templo en un “cuerpo luminoso” para lograr una  visión desde el exterior y conseguir un ambiente cálido en el interior, apto para la oración, la reflexión y la meditación.

De la misma forma, se buscó ocupar la menor cantidad de elementos para realzar los elementos, las formas y materiales de la arquitectura para los que, en el caso del revestimiento de la cúpula se extrajeron más de 400 toneladas de mármol, importadas desde Portugal, lugar donde fueron cortadas 1.580 piezas de mármol plano y 780 curvas para completar todo el área externo.

A pocos meses de concluido el proyecto, el templo Bahá’í, ubicado en la comuna de Peñalolén, ha sido galardonado mundialmente con el “Innovation in Architecture 2017”, otorgado por la institución gremial de los arquitectos canadienses, la Royal Architectural Institute of Canada (RAIC) y  el Lighting Design Awards 2017 “Integration Project of The Year”, en Londres.

Imagen foto_00000008En el pasado Congreso Futuro,  Siamak Hariri,  comentó  detalles de la construcción del Templo Bahá'i. Habló sobre la forma, su significado y la relación de la estructura con la luz natural...

Si quieres conocer más detalles REVISA AQUI